Unos Por Otros

La sombra del suelo parece extraña, pues ya todos saben que no deben interrumpir cuando lee. Voltea para correr a quien sea que se acerca, pero no puede acabar de girar la cabeza. Sus ojos alcanzan a percibir el reflejo de las velas sobre algo metálico y, por un instante, algo en su cuello molesta. 

Suceso excepcional. 

Qué destreza para atinar a la zona donde los nervios son más débiles; qué fuerza. Imposible ver a quien lo hizo, por lo menos hasta que su cabeza caiga al piso (esperando, claro, que caiga boca arriba). Son los ocho segundos más largos y más cortos de su vida. Sus últimos ocho segundos. ¿Ya no leerá más? El libro se rocía de rojo y la cabeza, dando vuelta, rocía el piso. Ejecutado quisiera correr de la escena, ahorcar al ejecutor, gritar. Pero ya no hay piernas ni brazos ni pulmones debajo de la quijada. La sangre se desparrama.

La cabeza cae viendo al cielo, por azar del destino. 4 segundos han pasado. Los ojos de ejecutor y ejecutado se cruzan. Ejecutado no identifica, ejecutor tiene tapada su cara. Tres segundos. Ejecutado exige explicación: ira, venganza, placer. Algo. No encuentra nada. Dos segundos. Los ojos del ejecutado suplican; piden salvación, redención. ¿Por qué? Ejecutor no tiene nada de eso, sólo observa el brillo desvanecer, pues el azote de Dios es cruel. Un segundo. Todo se torna negro. La nada infinita envuelve.

No. Dar respuestas no está en los planes del ejecutor. Nunca lo ha hecho, nunca lo hará.

El cachete limpio del ejecutado lame la katana y quita gran parte de la sangre en ella. Ejecutado toma los tres kilos del suelo. Sus hermanos tienen que verlo. Es hora de tomar el control.

Anuncios
Etiquetado ,

4 pensamientos en “Unos Por Otros

  1. Patricia dice:

    No me ha parecido agradable que una cabeza revise sus últimos momentos…..mmmm….esto me suena al “Hombre Muerto” de Quiroga, ¿recuerdas?
    Siento que te quedaste corto, la cabeza describe demasiado, el asesino no….me faltó algo para cerrar. gracias x compartirlo…

  2. nulalectura dice:

    Tendré que leerlo, Paty, porque no recuerdo nada. Pero, si lees detenidamente, te digo muchas cosas sobre el asesino. Lo juro. Sólo pon atención a los mínimos detalles.

  3. Emmanuel dice:

    Me costó trabajo imaginar cómo sería ver las cosas separado de tu cuerpo, al menos para mí es un todo indivisible, y al separase sería como una explosión atómica.
    Pero es irrelevante, me gustó el escrito y la idea de verse separado de uno.

Opina sobre este relato

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: